Los datos año tras año nos muestran las mismas estadísticas, se determina que cada persona acaba la Navidad con de 3 a 5 kg de más y esto tiene un motivo claro y son los excesos que tenemos en estas fechas tan señaladas, pero no solo importan los kilos, las consecuencias que tiene este asunto para la salud aumentan especialmente en personas con diabetes diabetes, colesterol elevado, hipertensión o triglicéridos altos.

Estos son motivos más que importantes como para controlar estos nutrientes ingeridos y el valor energético de los alimentos en estas fechas tan señaladas.

No es cuestión de restringir sino de incrementar las medidas propias de una vida saludable y planificar en la medida de lo posible estas semanas

Consejos que puedes implementar estos días tan señalados:

· Cuidar las raciones. Se puede comer de todo controlando la cantidad de cada uno de los platos, al final los excesos son determinantes y marcan la diferencia.

· Tener mucho control con los postres: las bandejas con polvorones, turrones, dulces típicos de Navidad siempre están presentes en estos días, por ello son uno los riesgos y factores a tener en cuenta ya que nos hacen ingerir mucho azúcar, hidratos de carbono, grasas saturadas, etc. Puedes optar por varias soluciones para evitarlo que van desde: limitar la cantidad de estos productos que se ponen sobre la mesa, hasta recurrir a los productos light que actualmente se comercializan.

· 5 raciones al día: debemos seguir nuestros hábitos normales de alimentación como por ejemplo la ingesta de 5 raciones al día, pero teniendo muy en cuenta si se va a tener una comida/cena de celebración con la familia, trabajo o con amigos. En las horas anteriores a dichas celebraciones hay que evitar y limitar el consumo de dulces, alcohol y otros alimentos hipercalóricos.

·Ejercicio: es muy recomendable practicar ejercicio durante todo el año al menos 20 o 30 minutos diarios, pero en esta época del año es recomendable no parar esta práctica e incluso aumentar su intensidad y duración con el fin de quemar los excesos de las celebraciones.

·Menús equilibrados: las festividades de Navidad como por ejemplo Nochebuena, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes las mesas se llenan de todo tipo de alimentos en variedad y en cantidad. Sabemos que es muy difícil confeccionar y equilibrar menús pero en la medida de lo posible podemos tener en cuenta las siguientes observaciones:

  1. El marisco es siempre una buena opción dado su bajo contenido en grasa y sus excelentes propiedades nutricionales pero ojo con el colesterol.
  2. Una muy buena recomendación y que no puede faltar es una ensalada ya que aportan grasas monoinsaturadas, favorece el tracto intestinal por su contenido en fibra y facilita la regulación de la absorción de grasas saturadas y poliinsaturadas.
  3. De la carne o el pescado, es importante eliminar la grasa antes de proceder a cocinar y seleccionar las partes magras del animal en el caso de las aves es preferible eliminar la piel.
  4. Aparte de si eliges carne o pescado lo que si puedes hacer es cocinar de manera saludable por ejemplo puedes realizar un plato gourmet utilizando muy poco aceite o salsas muy especiadas; las guarniciones vegetales cocinadas al vapor son una excelente opción para el acompañamiento de estos platos.