Embarazo y calor

Cuando llega el verano todas las personas notamos cansancio por las altas temperaturas, pues en las embarazadas aún existe un mayor desgano sobretodo en el último trimestre de embarazo por el peso que va cogiendo la tripa. Para que paséis el verano lo mejor posible, con energía y podáis disfrutar de vuestro embarazo y vacaciones, os dejamos unos consejos que os van a venir genial.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta para empezar el día con energía es:

  • El desayuno: la primera comida del día debe contener frutas, cereales, lácteos… Un buen desayuno para empezar la jornada con energía y disminuir así el cansancio.
  • Hidratación: tenemos que beber líquidos sin esperar a tener sed. La hidratación para el cuerpo es fundamental, además evitaremos el calor, agotamiento y la retención de líquidos. Se recomienda unos dos litros de agua diarios.
  • Ejercicio: en época de verano debemos aprovechar la piscina. La práctica de natación es ideal para embarazadas, aliviando las piernas cansadas y los movimientos en el agua. También es muy bueno salir a caminar, eso sí, a primera hora de la mañana o a última de la tarde, cuando el sol no quema.
  • El descanso: una embarazada debe estar relajada, mimada y descansada. Debe dormir las horas que necesite para no estar fatigada. De ella depende la salud de su bebé.
  • Evita las comidas pesadas: se deben ingerir comidas de fácil digestión para evitar sentirnos pesadas. Comidas altas en vitaminas y si son frescas mejor. Por la noche cenas ligeras.
  • Ropa ligera: se debe usar ropa ancha, fresca y calzado adecuado para no tener dolor de espalda y piernas, ya que el peso que tenemos en la barriga es mucho.
  • Protección para la piel: evitar exposiciones al sol en horas de mayor calor, aplicar protección solar aún estando a la sombra, y llevar una buena hidratación en la piel.

Si tiene cualquier duda sobre el embarazo, consulte con su médico, matrona o ginecóloga.